jueves, 31 de mayo de 2018

AUMENTAN LAS JUBILACIONES

Las jubilaciones aumentan 5,7%, pero acumulan una pérdida de 7% desde octubre


A partir del viernes regirá el aumento en las jubilaciones correspondiente al segundo trimestre, establecido en un 5,69% a partir de lo que ocurrió con la inflación y los salarios entre octubre y diciembre de 2017, según quedó establecido en la nueva ley de movilidad previsional, que pondera la primera variable en un 70% y en 30% la segunda. El resultado de la variación de los precios y del índice Ripte que elabora el ministerio de Trabajo ya permite estimar el próximo incremento en 6,7% pautado para septiembre, en lo que sería el tercer ajuste de haberes del año antes del último de diciembre.
Con la reforma aprobada por el Congreso que cambió la fórmula del kirchnerismo el período de subas pasó de semestral a timestral, lo cual implicó un duro golpe al bolsillo del sector pasivo porque dividió en dos pagos un aumento que antes tenían de una sola vez. El viernes, cuando reciban el alza de junio, habrán acumulado un deterioro en su poder adquisitivo del 7,2% en relación a octubre, de acuerdo a estimaciones del abogado Adrián Troccoli.
Suponiendo un ingreso de $10.000, para que un jubilado no pierda debería haber cobrado desde ese entonces y hasta ahora $99.540, en cambio habrá recibido sólo $11.173, una diferencia del 7,2%, calculó Tróccoli.
“Si la inflación hubiera sido del 16% como proyectaba el Gobierno y los salarios también se movieran 16%, las jubilaciones terminarían 2018 con un avance del 24,6%”, estimó el especialista en temas previsionales.
Por el contrario, un escenario más realista luego de la corrida cambiaria con los precios subiendo 25% y los salarios un 23%, llevaría a los haberes a finalizar el año un 26,9% arriba en diciembre.
Es decir que por la disparada inflacionaria las jubilaciones terminarán con una movilidad mayor en términos nominales, lo que para algunos analistas e incluso dentro de la oposición evaluaban como un mayor gasto por fuera de las previsiones del Gobierno que, justamente, había querido evitar cuando se tomó la decisión (sugerida por el FMI) de empezar a actualizar los haberes por inflación en lugar de hacerlo por recaudación y salarios, como se hacía anteriormente.
“Con la movilidad anterior, las jubilaciones habrían cerrado con un aumento de más de 30%, que fue el promedio de los últimos años, ahora difícilmente superemos el 26%”, se diferenció Troccoli.
Los haberes habían aumentado 5,71% en marzo, y con la suba de 5,69% del viernes correspondiente al segund
trimestre, acumularán un avance de más de 11%. Con la vieja fórmula, el sector pasivo hubiera recibido en marzo un ajuste de 14,5% de una sola vez.
Por eso Troccoli considera equivocado asegurar que la movilidad actual terminará arrojando un mayor poder adquisitivo.
En tanto, con el incremento de 6,7% de septiembre, los haberes estarán un 19,2% respecto a finales de 2017.
La postura de quienes plantean que el nuevo escenario favorece la fórmula actual se basa en la caída de la actividad que se espera para el segundo y tercer trimestre que terminará perjudicando el nivel de recaudación y por ende, el cálculo para la movilidad semestral que hubiera habido en septiembre con la que utilizaba el kirchnerismo. Es que en los años recesivos, las jubilaciones perdieron frente a la inflación como ocurrió en 2014 y 2016, al tiempo que en los de crecimiento le ganaron a los precios.
Con el esquema actual se garantiza un “empate”, pero la situación será inlcuso peor de la proyectada por el Gobierno, ya que para esta altura se esperaba que los haberes estuvieran un 4% arriba en términos reales y finalizaran el año con una mejora del 9% si se cumplía la meta del 15%. Por el contrario, ahora los haberes apenas tendrán una ganancia de 2 puntos sobre los precios si en diciembre cierran con un aumento interanual del 27% y la inflación en 25%.
fuente:

viernes, 18 de mayo de 2018

MACRI QUIERE BAJAR LOS GASTOS DE REGÍMENES ESPECIALES LABORALES Y JUBILATORIOS

"El sistema [jubilatorio] seguirá siendo público, universal y de reparto, pero también tiene que ser justo para que todos los argentinos trabajemos al mismo tiempo. Creo que debemos eliminar las jubilaciones de privilegio", dijo Macri.

Las jubilaciones docentes, en algunos casos, quedaron fuera de la reforma previsional aprobada en el Congreso a fines del año pasado. La equiparación de los docentes con el resto de los trabajadores sería una de las metas del Gobierno, coincidieron en el Ministerio de Educación y los gremios docentes. También ostentan regímenes distintos al resto de los trabajadores los integrantes del Servicio Exterior, los científicos e investigadores, y los presidentes y expresidentes, excluidos de modificaciones más recientes.

Mientras la Corte Suprema recogió días después el guante y se mostró dispuesta a modificar horarios y ferias, el gremio judicial respondió con la amenaza de paros. Todo quedó en la nada


Desde el Gobierno afirmaron además que la idea de terminar con los regímenes especiales viene desde hace al menos dos décadas, y que fue el peronismo -durante la gestión de Carlos Menem- el que intentó cambios en la materia, obturados por su entonces rival interno, Eduardo Duhalde. Las jubilaciones de privilegio para funcionarios del Poder Legislativo, por ejemplo, fueron abolidas en 2002, y María Eugenia Vidal hizo lo propio a fines del año pasado con las jubilaciones de gobernadores y legisladores.

"Las modificaciones deben hacerse por ley, y no deberían ponerse en contra de sectores de la sociedad que vienen aportando un porcentaje mayor de su sueldo mientras están trabajando", advirtió a LA NACION la experta previsional y diputada del massismo, Mirta Tundis. La legisladora distinguió el caso de los jueces, "que no pagan Ganancias ni tienen tope" de sueldos, de otros sectores como científicos y docentes, quienes tienen límites a la hora de jubilarse. "No hay que generalizar", agregó la legisladora opositora

JUBILACIONES DE PRIVILEGIO

Presidente y vice: Tienen el derecho a percibir una asignación mensual vitalicia a partir del cese de sus funciones. La asignación del presidente equivale a la remuneración de un juez de la Corte y la del vicepresidente, a las tres cuartas partes de esa suma.

lunes, 19 de febrero de 2018

OFICIALIZAN LOS NUEVOS HABERES JUBILATORIOS Y EL AUMENTO DE LAS ASIGNACIONES FAMILIARES

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) oficializó los nuevos haberes jubilatorios que regirán a partir de marzo con el 5,71% de aumento fijado por la nueva ley de movilidad jubilatoria. Asimismo, también formalizó los incrementos de las asignaciones familiares

De esta forma, según lo publicado en el Boletín Oficial, con el primero de los cuatro incrementos que se aplicarán en el año la jubilación mínima pasará de los $7.246,64 actuales a $7.660,42, mientras que la máxima trepará de $53.090,20 a $56.121,65.

En tanto, el importe de la Prestación Básica Universal (PBU) -uno de los componentes del haber jubilatorio- y de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) aplicable a partir de marzo será de $3.619,07 y $6.128,34, respectivamente.

Los nuevos haberes jubilatorios quedaron fijados mediante la resolución 28/2018, publicada hoy en el Boletín Oficial con la firma del titular de la Anses, Emilio Basavilbaso.

Allí, también quedó establecido que las bases imponibles mínima y máxima quedan establecidas en la suma de $2.664,52 y de $86.596,10, respectivamente, a partir del período devengado marzo de 2018.

Por otro lado, también se incrementan las asignaciones familiares para los trabajadores formales y aquellos que perciben la AUH. En ese caso, el complemento pasa de $ 1.412 a $ 1.493. La Asignación por Hijo con Discapacidad se elevará de $4.606 a $4.869. 

Por su parte, la resolución 32/2018 fijó la suma de $ 1.740 para la asignación por nacimiento; $ 10.427 por adopción y $ 2.607 por matrimonio.

En el caso de la asignación prenatal y por hijo, se fijaron valores de entre $ 1.493 y $ 3.223, según ubicación geográfica; para los ingresos de grupo familiar (IGF) hasta $ 23.173; entre $ 1.005 y $ 2.651 para ingresos hasta $ 33.988; entre $ 605 y $2.395 para ingresos hasta $ 39.240; y entre $ 310 y $ 1.216 para ingresos hasta $ 94.786.

Para hijos con discapacidad se fijaron valores entre $ 4.869 y $ 9.731 para IGF hasta $ 23.173; entre $ 3.442 y $ 9.385 hasta $ 33.988; y entre $ 2.171 y $ 9.038 para el resto de los ingresos.

La ayuda escolar anual se estableció en valores entre $ 1.250 y $ 2.496, de acuerdo con la ubicación geográfica.

En el caso de los jubilados y veteranos de Malvinas, se determinó una asignación por cónyuge de $ 359, y de $ 716 para los residentes en la Patagonia.

Además, quedó formalizado un descuento de 40% en la tarifa del transporte ferroviario de media y larga distancia para los jubilados y pensionados.
FUENTE:
http://www.ambito.com/912794-oficializan-los-nuevos-haberes-jubilatorios-y-el-aumento-de-las-asignaciones-familiares

lunes, 18 de diciembre de 2017

El 82 % móvil es imposible de financiar

http://www.lapoliticaonline.com/nota/103072/

El Gobierno primero tanteó a la CGT sobre la posibilidad de hacer una reforma sobre los costos laborales porque, como explicaba el dueño de una empresa de logística: el empleado tiene razón cuando dice que los $15.000 que cobra es poco y yo tengo razón cuando digo que los $30.000 que me cuesta es mucho, el problema es lo que está en el medio. El trabajador no percibe los beneficios sociales que recibe por el costo laboral que afronta el empresario. ¿Coincide con esa lectura?

Lo que ocurrió es que se dio jubilaciones a un sector muy importante de la población adulta que nunca había aportado y esto se financia en parte con impuestos generales y en parte con la jubilación de gente que aportó y ahora cobra menos.


Dado que el déficit es enorme -el más elevado desde los ochenta- y la inflación y la presión tributaria altísimas, la prioridad es que la economía reactiva. Hacer un ajuste en medio de una recesión, si se puede evitar, no es aconsejable.
La Argentina tiene una tasa de informalidad del 45% y puede crecer porque los cambios técnicos alejan cada vez más la formalidad. En los próximos 30 años, va a haber una altísima proporción de trabajadores informales.



Por el otro lado, para economistas más ortodoxos como José Luis Espert los 18 millones de personas en edad activa contra los 7 millones de pasivos, por más que estén todos en blanco aportando 30 años, los números no cierran para aportar el 82% y menos con una esperanza de vida creciente. ¿Tiene sentido subir la edad jubilatoria?


Importante leer todo el artículo. 

lunes, 22 de junio de 2015

twitter