jueves, 15 de abril de 2010

ANSES DE MENDOZA NO ATIENDE A LOS JUBILADOS

Desde hace unos meses, las oficinas de la Anses en Mendoza prácticamente no atienden a los jubilados, por lo que los trámites han comenzado a tener largas demoras.

LA FUNCIÓN DEL ANSES ANTES QUE NADA ES ATENDER A SUS AFILIADOS
Uno de los organismos mas grandes e importantes del Estado argentino es la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), que como su denominación indica, tiene por objeto administrar todo lo referente a jubilaciones, pensiones y los más diversos planes y programas de asistencia social. Pero ocurre que desde hace unos meses las oficinas de la Anses en Mendoza prácticamente no atienden a los jubilados y los trámites han comenzado a tener largas demoras.


A los jubilados que concurren a la calle Eusebio Blanco se les informa que sólo se los atenderá en los últimos cinco días del mes, y a condición de que los sufridos integrantes de la denominada “tercera edad” se apersonen a las 7.30. La razón de la sinrazón es que el personal de la Anses está totalmente ocupado en atender a miles de personas (en su mayoría mujeres) que tramitan el nuevo programa de asistencia social denominado Asignación Universal por Hijo.
Desde hace algún tiempo ha sido tal la cantidad de gente que concurre para este trámite que se ha debido cortar el tránsito en la calle citada.

UNA INJUSTICIA QUE NADIE RESUELVE
La mayoría de estas personas cobran jubilaciones de entre 800 y 1.200 pesos. Montos que no alcanzan ni siquiera al 40% del sueldo de quien está en actividad, por cierto muy lejos del siempre anunciado y sólo cumplido para muy pocos, 82% móvil.
Frente a estas personas están infinidad de regímenes especiales, nacionales y provinciales, con privilegios diversos, tanto en materia de aportes realizados, edad de retiro y modo de determinar el haber jubilatorio. A ello se agregó más recientemente la denominada jubilación para las amas de casa, en la que no se hizo distinción alguna sobre la condición económica de las beneficiarias.

La consecuencia de todos estos desarreglos es que el 80% de los jubilados están percibiendo la jubilación mínima, mientras un grupo privilegiado percibe sumas que llegan a más de 10 veces ese mínimo.

Además hay que tener en cuenta que la asignación por hijo sale de la misma caja de Anses.

En resumen, tenemos millones de jubilados pobres, mal atendidos por el organismo que tiene que hacerlo, y a su vez ese organismo tiene cuantiosos recursos destinados a otros fines. Anses se ha convertido en gran prestamista y financiador, tanto del Estado como de actividades privadas.

Fuente: LOS ANDES

2 comentarios:

avisoenlaweb dijo...

Saludos, Jorge de Monte Grande,Pcia.Bs.As.

Isabel dijo...

Hola Jorge, espero que me visites seguido.